Árbol de la vida y La Cabalá

El árbol de la vida no solo se lo relaciona con la Cabalá sino con muchas culturas y diferentes religiones. Desde la cultura celta, la judeo cristiana o la hindú.

La Cábala es una tradición judía esotérica muy antigua, difundida entre los siglos XII y XIII, un conjunto de doctrinas religiosas, místicas, existenciales e incluso filosóficas, que tienen como objetivo explicar el papel de Dios y el hombre en el mundo, esencia de la vida y muerte. Una de las piedras angulares de la Cabalá es el Árbol de la Vida.

 

La Cabalá y el Árbol de la vida o árbol sefirótico

Se trata de enseñanzas profundas, con un valor iniciático íntimamente ligado al conocimiento y la conciencia. La Cabalá también ha sufrido una metamorfosis considerable, si pensamos en su reinterpretación en clave New Age.

En estos casos, sin embargo, el riesgo suele ser el de tratar un asunto tan grande, una especie de río con muchos afluentes, de forma superficial y orientada exclusivamente al bienestar y los deseos individuales.

En realidad, la Cabalá es mucho más y unas pocas líneas no son suficientes para explicar su complejidad y sus ramificaciones históricas y doctrinales. Cualquiera que se acerque al estudio de esta disciplina, sin embargo, se encontrará inmediatamente con uno de sus símbolos más conocidos, una de las piedras angulares de toda la Cabalá: el Árbol de la Vida o árbol sefirot compuesto por 10 sefirots o esferas:

1- La corona

2- La sabiduría

3- La inteligencia activa

4- La misericordia

5- La justicia

6- La belleza

7- La victoria de la vida sobre la muerte

8- La eternidad del ser

9- El fundamento

10- El reino

Además de los 22 senderos que corresponden a las 22 letras del alfabeto hebreo.

Seguro que lo has visto en obras artísticas de valor incalculable, pero también en collares y colgantes de pulseras. Un emblema muy de moda en la actualidad (a veces mal utilizado), del que es bueno conocer su origen y verdadero significado para poder apreciarlo de manera más consciente.

El Árbol de la Vida es el primer paso que dan aquellos que, y cada vez más, quieren adentrarse en el estudio de la Cabalá y más allá. Según la tradición judía, este árbol fue encontrado en el jardín del Edén junto con el del Conocimiento del Bien y del Mal, de hecho, los dos árboles estaban, al menos al principio, unidos.

Fue Adán quien los separó, cortando las raíces y ramas del Árbol de la Vida. Los exégetas sostienen que esta última es la propia Torá, aunque es necesario señalar que el Árbol de la Vida, como veremos, es un símbolo en muchas religiones y culturas, no solo en la judía.

Otra corriente exegética la identifica con la granada, emblema lleno de significados incluso en el cristianismo y el islam. Además, en estas religiones, el Árbol de la Vida está siempre presente en el Paraíso (incluso cuando está asociado con la granada) y, en el caso específico de la religión cristiana, se identifica con la cruz en la que murió Jesús.

Esto, de hecho, expresa el renacimiento del hombre, un nuevo pacto entre él y Dios, la victoria de la vida sobre la muerte, de la luz sobre las tinieblas, por tanto, por extensión, del conocimiento sobre la ignorancia, o más bien los mismos elementos, aunque leídos según interpretación diferente, en la que se basa el origen del Árbol de la Vida.

Como un árbol, nuestro destino (y, en realidad, el de todos los seres vivos) es nacer, crecer, alcanzar la madurez y declive hacia el inevitable ocaso. Durante este viaje aprendemos (o, al menos, deberíamos) a desarrollar nuestra identidad y nuestra visión del mundo.

Con el conocimiento del pasado y de nuestros orígenes plantamos raíces sólidas en la Tierra (Madre), las cuales se fortalecen con cada paso que damos, al vivir el presente desarrollamos habilidades, conocimientos y experiencias que hacen que las ramas y hojas crezcan hacia el futuro. Esta es la explicación básica de la esencia del Árbol de la Vida y por ello es un buen augurio regalarlo como colgante, por ejemplo.

En la Cabalá judía también representa la cosmogonía y las leyes del Universo que se reflejan en la breve y “pequeña” existencia humana. En este sentido, el diseño del Árbol toma una forma muy diferente a la que estamos acostumbrados (y se llama el “árbol Sephirotic): los caminos que conducen a Dios y al infinito están representados por las Sefirot, o” emanaciones ”, una suerte de etapas espirituales como la justicia, la comprensión o la misericordia, por ejemplo, a través de las cuales Dios se manifiesta al hombre y lo guía.

Las emanaciones son parte de los treinta y dos caminos de la Sabiduría. En la arqueología y en la Historia del Arte encontramos muchas representaciones de árboles sagrados, por supuesto que no siempre están inspiradas en el Árbol de la Vida en la Cabalá (a veces, de hecho, no lo están en absoluto). Puede haber, en algunos casos, bases históricas, religiosas y antropológicas comunes, significados compartidos. Cada cultura ha sabido proyectar un mensaje único e irrepetible sobre este emblema, tanto cuando se inspira en la tradición kabbalística, como cuando ni siquiera ha tenido la oportunidad de conocerlo. Muchos artistas modernos, entonces, han logrado interpretar el significado del Árbol de la Vida de diferentes formas, según su punto de vista, dando a la posteridad obras atemporales.

Árbol de la vida

El Árbol de la vida representa el Ciclo de la vida. Sus diferentes partes representan:

  • Raíces y semillas: Nacimiento
  • Tronco: la Vida que va creciendo
  • Ramas: Con sus bifurcaciones representanlos diferentes cruces en el camino que hay que afrontar en la vida.

Tatuajes de Árbol de la Vida

El Árbol de la Vida es muy elegido para tatuajes por su profundo significado ya que es un árbol conhojas y raíces dentro de un círculoy se relaciona con el mundo de la vida y la muerte. O también con los caminos de la propia vida. Además, en todas las culturas el árbol es el símbolo de la vida.

Después de todo, el Árbol de la Vida somos nosotros , con nuestras experiencias, y solo el conocimiento nos hará libres para crecer, y al mismo tiempo, fortalecer nuestras raíces. El árbol de la vida tatuado también representa la eternidad del universo y el flujo de la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.