150 diseños de mandalas para decorar macetas, paredes, mesas, sillas, piedras

El ser humano es un animal laxo antropológicamente hablando ¿Qué quiere decir esto? Que su vida puede tomar múltiples canales en diversos aspectos, lo cual nos pone a priori (solo a priori) en una situación de relativismo donde no podemos ponderar una forma de existencia por otra ¿En qué nos basaríamos? Sería caer en un franco etnocentrismo. Sin embargo, las personas que están abiertas a las distintas facetas humanas pueden enriquecerse, generar una individualidad más universal en lo material e ideológico. Una buena medida, por ejemplo, es ingresar al mundo de los mandalas. Por eso aquí te dejamos 150 diseños de mandalas para decorar macetas, paredes, mesas, sillas y piedras. Una variedad hermosa que te vendrá muy bien ¡Un artículo imperdible!

Imágenes de mandalas para decorar paredes

En la actualidad le sucede algo muy curioso y recurrente a cualquier ser humano: se cruza con un mandala. Sí, ve que los pintan, que hablan de ellos, que entretienen a ciertas personas, que sirven para relajar, meditar, dar aires místicos a una casa o, por lo menos, le llaman la atención sus formas. Hablamos, por lo tanto, de una auténtica moda que tiene un fundamento sumamente sagrado: los mandalas son círculos de meditación. Aunque decir eso es quedar corto, porque en rigor de verdad son representaciones perfectas de microcosmos y el macrocosmos, del hombre y la divinidad, del hombre y, en definitiva, el universo.

Así que si quieres darle belleza y misticismo a tu hogar, no puedes obviar estos bellos diseños de toda clase. A continuación te presentaremos mandalas en mesas, sillas, macetas, piedras e incluso paredes. Una inundación de ellos para transmitir buenas energías, para sentir seguridad amorosa, buenos descansos, paz, tranquilidad, creatividad y todos esos sentimientos que podemos considerar positivos. Porque digamos la verdad, sobre todo dirigiéndonos a aquellos neófitos un tanto incrédulos:¿tanto cuesta bregar por algo nuevo por más que no se crea si redunda en bienestar? La respuesta racional sería que no, por eso confiamos en semejante actitud, además de una disposición para aprender siempre algo flamante.

Mandala es un vocablo en sánscrito, el cual quiere decir literalmente círculo o rueda. Sí, quizás semejante aclaración parezca innecesaria, pero no es casualidad que estemos ante semejante figuras geográficas. La idea de perfección siempre se ha figurado de esta forma, ya que no podía haber un medrar que superara esa regular equidistancia. Lo podemos observar incluso en simbología de otros credos y religiones, como la decoración de iglesias cristianas, sobre todo las medievales. En el mandala se esboza la perfección y sobre todo el eterno retorno. No solo en cuanto a vidas que se suceden, sino bajo la idea muy sabia de que nada se pierde, ya que en todo caso se transforma.

Ahora bien: es indudable que semejante bagaje místico-filosófico se perdió en la moda que llega a occidente. Tal vez a nosotros solo nos interese hacer estas formas para relajar y emplazarlas en ciertos sitios por fines estético. Es igualmente válido, de ahí que aquí te presentemos imágenes variopintas de mandalas que quedan muy bien como simple ornamento.

El azul es paz, alegría, tranquilidad; el rojo amor, pasión, vitalismo; el verde naturaleza, fertilidad, felicidad, libertad; el rosa dulzura, paciencia, incluso altruismo; el naranja ambición y así podríamos seguir con esta gran retahíla de conceptos que se enmarañan con una tonalidad ¿Cuál es la idea de colocarlos aquí? Muy simple: para que aprendas que el color es vital y que aporta algo importante al sitio donde emplazarás el mandala. Así que si quieres puedes tenerlo en cuenta, querido lector.

La lógica de las paredes no es azarosa o contingente, aunque tú te lo quieras tomar así. En rigor de verdad, es bueno seleccionar un sitio, lugar en el que sientas que le falta cierto rasgo. Por ejemplo, los mandalas rojos o rosas, por las características atribuidas que esgrimimos arriba, son excelentes para las alcobas ¿Tienes problemas en el amor? ¿Hay distancia con tu pareja? ¿Falta sensualidad al vínculo? Bueno: aunque no se crea la filosofía verdadera del mandala versa que todo eso puede ser solucionado con su presencia. A tomar nota, entonces.

Aquí tenemos ejemplos tan variados, que a veces están ligados con el conocimiento de los mandalas y otras veces no, lo cual indica lo laxo de una moda. Por ejemplo, verás que hay muchas imágenes de mandalas negro, pero eso, según la creencia budista, no es algo positivo porque lo oscuro apela a lo caligonoso, al misterio, la ignorancia o la misma muerte. En cambio un verde en una zona con flores es una mixtura brillante.

Imágenes de mandalas para decorar piedras

Y, sin embargo, pese a la moda, algo de la filosofía mandálica siempre queda. Debes conocer, querido lector, que monjes budistas pueden pasar extensas jornadas realizando estos mandalas con arenas de colores y palillos tan variados y precisos que darían un ataque de nervios a la persona más paciente. Luego, con un desdén ilógico para muchos, lo destruyen con simples soplidos. Sí, nada de esa idea que la construcción es más vital que la destrucción; sino un concepto del desprendimiento e incluso de la utilidad material que muchos no entenderían ¿Y por qué lo decimos? El mandala generalmente se hace porque hay un entuerto concreto en un sitio. Daremos un ejemplo: es normal hacer mandalas en zonas afectadas por la naturaleza justamente para que pare de llover, los fuertes vientos o lo que sea. Es decir, se piensan que tienen una conexión directa con la realidad. Solo a nosotros el misticismo nos parece desvinculado con todo, contemplativo en sentido pasivo o cuestiones por el estilo.

Aquí te dejamos otra forma de decorar y un soporte diferente: las piedras, que por su tamaño, naturalmente, permiten diseños un tanto menos complejos e incluso mucho más flexibles respecto a las lógicas mandálicas.

 

¿Para qué mandalas en las piedras? Primeramente para inundar de buenas energías y positividad el cuarto o lugar en donde se hallen; segundo, es una forma de relajación y entretención; tercero, puedes utilizarlas como pisapapeles, decoración en jardines junto a las flores, embellecimiento de mesas en un hermoso living y, si son finas las piedras, hasta como separador de libros.

Las formas por la dimensión de la piedra son más simples, pero respetan el centro, la equidistancia y la circularidad en la mayoría de los casos. Te dijimos que verías mandalas por todas partes, aunque realmente embellecen estéticamente cualquier sitio en donde se esté.

Imágenes de mandalas para decorar sillas

¿Piensas que tu casa tiene vibras negativas? ¿Te entristeces cuando vuelves del trabajo? ¿Eres feliz cuando estás en la calle? Esos indicadores dan cuenta de que hay que modificar algo urgente en el hogar. En rigor de verdad y sin apelar a ninguna cuestión de magia o alquimia, los colores, la iluminación, la disposición de los muebles, incluso la ornamentación arquitectónica son vitales en la modificación del humor del ser humano. Los mandalas en ese sentido le otorgarán un aire espiritual a tu recinto más personal, cierta cuota de misticismo embellecedor que no necesita ni cerca que creas en él y te vuelvas en una suerte de monje budista.

Decimos que los mandalas otorgan tranquilidad, parsimonia, creatividad, protección; por ende, no carece para nada de lógica querer realizarlos por todas partes. En las sillas se sientan personas, así que no solo como objetos decorativos podemos ponderarlos. A continuación te dejamos un buen número de mandalas variados y multifacéticos plasmados en sillas de todo tipo. Verás lo hermosas que quedan.

Los mandalas, pese a parecer complejos, tienen una idea muy clara: representan nuestra vida en ligazón absoluta con el cosmos. Es que somos seres en el universo y si partimos de él, si estamos hechos de trozos de éste, es lógico que todo tenga esa cuota de vinculación y mixtura. Y esa filosofía compleja y profunda se exuda por todas partes, a tal punto que inundan en sus estilos más modestos de vitalismo y alegría cualquier hogar u objeto.

Imágenes de mandalas para decorar macetas

¿Quieres que tus plantas florezcan? ¿Que sean las más fuertes y bellas de todas? ¿Que sean la envida del vecindario? Entonces además del cuidado coloca un mandala en ellas para que acompañe en toda esa energía positiva y amor que necesita. Asimismo, logramos embellecer las macetas, darle colores, así acompañan las tonaldiades naturales de las flores. Se logra una amalgama hermosa que muy bien debes aprovechar.

Los mandalas aqui son sumamente simples y no siguen lo estricto de su creación originaria, de ahí que la moda en esta ocasión tal vez se separe aún más de su génesis. De todos modos, eso nos importa poco porque los diseños de las macetas quedan llamativos, hermosos, llenos de vida. Aquí no tenemos por qué apelar a la sobriedad, por ende cualquier color que te apetezca, querido lector.

La moda de los mandalas no tiene límites, ya que existen complejos, simples, de distintos tamaños, colores e incluso formas. Hace mucho que los zentangles también arraigaron en Occidente, un estilo con formas mandálicas pero que refiere mucho menos a la circularidad del primero. De hecho, los zentangles puede tener cualquier forma, hasta de animales.

La forma mandálica puede estar hecha a manos o con fragmentos de cualquier material que tengas a mano, como por ejemplo fibra de vidrio de los colores más variados. Asimismo, puedes hacerlos en algún costado, en la parte de abajo o llenar absolutamente toda la maceta con mandalas que se superponen mientras crecen unos a otros.

Imágenes de mandalas para decorar mesas

Las mesas tampoco se pueden quedar afuera en la decoración de mandalas. Puedes hacerlos pequeños y diversos dentro de la superficie de la misma o apelar a un gran mandala desarrollado en el centro exacto. Le dará vida al objeto, además de estamos hablando de cualquier clase de mesa: pequeñas, para niños, de jardín, en un living como soporte de fotografías o incluso una de cocina, en la que suele comerse.

La premisa es realmente la misma siempre: dar pie a la forma, seguir ciertos patrones de manera simple (aunque varía según el diseño), dar color y vida al objeto del momento, en este caso mesas. Es bueno para otorgarle una gran espiritualidad a nuestro hogar, llenarlo de esas energías positivas tan necesarias cuando volvemos del trabajo o de cualquier tesitura más o menos incordiosa. El hogar siempre, hay que grabárselo, debe ser un remando, un sitio de paz y parsimonia. Los mandalas ayudan a ello, además de ser entretenidos realizarlos, decorarlos, pintarlos, tejerlos; todo dependiendo de qué material estén confeccionados.

Si va a ser un mandala para una mesa de niños o el jardín, siempre la idea adecuada es que sean llamativos, para nada sobrio en los colores. Por ejemplo, en un jardín abierto hay sol, animales, plantas, es decir, vida en su desarrollo, lo cual no queda mal si apelamos a colores fuertes. En cambio, en el hogar los mandalas blancos son una muy buena elección, además de que transportan energías positivas. Ideas para que tengas en cuenta, lector.

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.