Mandalas y rueda: Relación

Los mandalas están estrechamente ligados a las ruedas y a la Geometría Sagrada, lo veremos a continuación! La forma circular de los mandala hace que también sean conocidos como “Rueda Sagrada” o “Rueda de la vida”, se desprende la relación con la rueda y que además son considerados como símbolos de meditación y sanación.

Relación de la rueda con el mandala

La rueda es una de las formas geométricas más antiguas que conocemos, participa en la perfección estática del círculo y, al mismo tiempo, en el movimiento de la espiral. Por esta razón, se dice que la rueda es un círculo imperfecto, porque involucra el factor de movimiento, la energía y la ciclicidad, la persecución perpetua de giros y el contacto con el centro y el exterior gracias a sus rayos. Sin embargo, tiene un punto fijo: el centro.

La rueda no solo ha sido uno de los mayores inventos en la historia de la humanidad, sino que se revela como un símbolo colectivo y arquetípico.

Desde sus orígenes, su significado adquiere aspectos espirituales, ligados al tiempo, a los ciclos de las estaciones, a la geografía, a la medicina y a la representación de la divinidad, de las estrellas, del sol y de la luna.

Se podría decir que la humanidad ha estado obsesionada con la rueda, ya que sus orígenes son mitos, leyendas, creencias vinculadas a la rueda. Estamos hablando de la importancia de la rueda ya en los textos védicos en los que está asociada con el cosmos y con el significado de la renovación y la división del espacio y el tiempo. En la India del tantrismo, la rueda está conectada a los centros sutiles que están atravesados por la energía kundalini y los llama Chakra, los pasos físicos, símbolos de la circulación de energía.

Religiones, rueda y mandalas

Las religiones, todas ellas, tienen que ver con la rueda y hay testimonios de deidades conectadas a la rueda hasta los tiempos y en las regiones más remotas del mundo. La rueda con su movimiento eterno nos recuerda que la vida no es estática y, por este motivo, se repite en símbolos como los del ‘Ching o el Libro de los Cambios, donde recuerda la evolución perpetua y el regreso sin fin al punto de partida y luego regresa. en movimiento En el simbolismo chino, el centro representa el cielo y la circunferencia de la tierra, cuando el ser humano parte de la periferia, de alguna manera el mundo material llega al centro del ser, lo divino y sus valores.

 

En el mundo islámico, la rueda es la alegoría de la vida y la alternancia de momentos felices con aquellos infelices, no existe una línea recta, existen alternancias, cambios y retornos, pero nunca estáticos. Refleja el ritmo del cosmos.
En las épocas más remotas, la representación del sol y la luna tuvo lugar con un círculo y rayos, luego con una rueda; Los rayos indicaban el viaje de las estrellas y su ciclo, el movimiento. Por esta razón, muchas divinidades del panteón de creencias anteriores al monoteísmo tienen una rueda al lado. Taranis, el dios celta del trueno, está representado con una rueda, así como Visnhu o Apolo y, en los momentos en que la luna era el emblema del cíclico, se representaba con un círculo, el símbolo era la Isis egipcia y la diosa de la caza de diana. La tradición de la rueda no se detiene con el advenimiento de las religiones monoteístas. Entre los santos cristianos, el atributo de Santa Bárbara es la rueda. También algunas visiones místicas de Hildegard de Bingen tienen la rueda como la forma principal para representar el Paraíso y la Creación. Varios profetas en la Biblia, como Daniel y Ezequiel, describen visiones en las que están presentes las ruedas inflamadas o con ruedas, y según el teólogo Pseudo Dionigi, el Areopagita, estas ruedas tienen el poder de revelar los misterios y, por lo tanto, son instrumentos de iluminación para los que no lo son. “Elevan las inteligencias desde abajo, porque derriban las más altas iluminaciones a los humildes”.

Rueda del Dharma budista


En este sentido, la rueda comparte su significado con la rueda del Dharma budista, en la que los ocho rayos representan los ocho caminos hacia la iluminación y, en general, representan toda la enseñanza del Buda que, se dice, se pone en movimiento. La rueda del Dharma con su primer sermón. En el budismo, la rueda es sinónimo de integridad y totalidad, y cuando se pone en movimiento, lleva sus enseñanzas a todas partes ya todos. Una interesante asonancia con el concepto expresado más tarde por el teólogo Areopagita.

Rueda y Mundo Divino

La rueda no tiene comienzo ni final, pero conecta el mundo terrenal con el divino, el centro es el centro, fijo, inmóvil, el vacío donde todo es posible y el origen y el poder del universo reside alrededor de Los rayos y todo lo que se incluye en el círculo exterior se convierte en un espacio sagrado. Como explica Fulcanelli, en “El misterio de las catedrales”, la rueda central de las puertas o el rosetón es un vehículo que conecta lo divino y lo profano entre el cielo y la tierra. Esta interpretación es muy parecida a la de Carl Jung, el psiquiatra suizo, que ve otro tipo de mandala en la rueda del portal, o rosetón, y lo asimila a un vehículo que lo contiene todo. Jung agrega que las rosetas son “unidad en totalidad”, un vehículo donde “el yo del hombre transpuesto en el plano cósmico” favorece la reunificación del centro místico con el cósmico.

En la Edad Media, la rueda se convierte en un símbolo de la suerte, entendido como “destino” o destino o como la fuerza natural que distribuye el bienestar. Así, en los libros iluminados, como en las fachadas de las catedrales, aparecen esculturas de piedra, grabados y bajorrelieves con la rueda de la vida o la rueda de la fortuna.

Rueda de la vida o Samsara


El eje, de la rueda de la vida, se convierte en el ombligo del mundo, el centro hacia el cual tiende a reorganizar el caos y recuperar la plenitud de la vida, ya que es el único punto fijo de todo el sistema. La rueda de la vida se asimila a la rueda giratoria en las manos del Parche o el Moire que deciden girar, ya que el ciclo de la vida se detendrá y luego se reanudará. En Sin embargo el Este, la rueda de la existencia no conoce su fin, porque la vida es una continua evolución hacia el “nirvana” o “iluminación” y en todo caso para llegar a diferentes vidas son necesarios, todos representados en la llamada rueda de la existencia o ” samsara”.

El mandala geométrico es una rueda

El mandala geométrico con rayos que conducen de nuevo al centro es una rueda y una rueda a menudo se encuentran representados en el mandala se refiere a un cierto cansancio, el aburrimiento hacia comportamientos que se repiten mecánicamente debido cómodo o porque temen el cambio.

La rueda lleva consigo diferentes lecturas posibles, especialmente en el mandala individual, pero cada una tiene que ver con la carga personal de energía y con la falta de capacidad personal para canalizarla. Encontrar una rueda puede significar que nuestro corazón y alma necesitan liberarse de situaciones pesadas y de látigos. Por esta razón, es necesario comenzar a girar y dirigirse hacia el centro, hacia el origen de todos los temores y repeticiones para recuperar el origen y el cambio hacia. La belleza de la rueda es que, a pesar de estar siempre en movimiento con un gran compromiso de voluntad, paciencia, conciencia y amor, es posible hacer que cambien para infundirles una nueva vitalidad.

Compartir
Artículo anteriorMandalas de elefantes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.