Poderes curativos de los Mandalas

Mandala significa círculo en sánscrito. Mandala también tiene otros significados, como el círculo o la concentración de magia, y universalmente son tomados como el símbolo de la integración y la armonía. Numerosos son sus poderes curativos. Es por esto que a continuación les contaremos todo lo relacionado a esto.

¿Qué son los Mandalas?

El mandala es una especie de Yantra (instrumento, insignia del medio) que, en varias lenguas de la península de Hindustan significa círculo. En sentido estricto, los mandalas son diagramas geométricos: algunos de ellos corresponden específicamente a un atributo divino particular y otros son la manifestación de algún tipo de encantamiento (mantra). Su antigüedad se remonta al menos al siglo VIII antes de Cristo y se utilizan como instrumentos de concentración y para alcanzar estados superiores de la meditación (especialmente en el Tíbet y en el budismo japonés).

Durante mucho tiempo, el mandala se utilizó como expresión artística y religiosa a través de pinturas rupestres. En el budismo, un mandala es un tipo de diagrama que simboliza una mansión sagrada, el palacio de una deidad. En general, los mandalas son pintados. Cuando el mandala está hecho con arena, después de algunas ceremonias, la arena es arrojada a un río, por lo que las bendiciones se derraman.

La geometría sagrada

El Mandala es la representación icónica de los principios básicos de la geometría sagrada, la teoría de que la geometría es la creación ordenada. Todas las grandes civilizaciones antiguas utilizaron la geometría en la construcción de templos y creencias. Por ejemplo, la estructura de las ciudades incas fue diseñada desde el cuadrado y el círculo como elementos de la matriz. La estructura circular del Sol es una de estas formas en la naturaleza que repiten el patrón mandálico. Su simbolismo, incluyendo el color amarillo elegido para representarla, se refiere a la iluminación de la conciencia y las cuestiones relativas a la función de pensamiento.

“Protección Oculta” – Marcelo Dalla

“El inconsciente, donde se encuentra el dinamismo del Ser, es parte de nuestra psique que, por definición, no se puede conocer. Podemos dar atención al lenguaje inconsciente, dar honor y cultivar nuestra relación con el Ser de la creación de mandalas. Contienen y organizan las energías arquetípicas del inconsciente en una forma que pueden clasificarse como por la conciencia, a favor del crecimiento del individuo”. (S. Fincher)

“Cuando creamos un mandala, generamos un símbolo personal que revela que nos encontramos en un momento dado”, Joan Kellogg.

Para los mortales ordinarios, e independientemente de todas las interpretaciones espirituales y religiosas, el Mandala es un elemento decorativo atractivo. Tienen propiedades relajantes. Admirar un Mandala puede ser una ayuda a la serenidad.

“Buen Humor” – Marcelo Dalla

El color. Es precioso para vivir en un mundo donde todos pueden ver como nuestras las posibilidades infinitas de tener más contenidas en la luz. Pues bien, esta historia en la que el color viene de la luz es bastante simple, ya que en ausencia de luz, nacen las formas y sombras. ¿De qué color? Ninguno. Oscuro tal vez.

El círculo interior, nuestro Ser en la pantalla, se puede representar en el papel en sus múltiples colores y formas previstas en el, teniendo a la iluminación como el reflejo del ESPÍRITU y de la LUZ INTERIOR. Para todos los que quieren ver claramente, todos los detalles de su composición, debe estar la luz, ya sea desde una fuente externa o una fuente interna. El interior, nos lleva a nosotros mismos.

Los 4 Elementos del Mandala

Mucho se ha hablado de los cuatro elementos, pero en la práctica son prácticamente “invisibles a los ojos”. La fenomenología habla de todos los días del “aquí y ahora”. También pensaban en un profundo respeto por los elementos que componen al mundo: aire, tierra, agua y fuego. La condición humana tiene como cuna la transformación junto con la madre naturaleza. A medida que los pensamientos de Sócrates y Platón estaban penetrando en las sociedades con primicias básicas de búsqueda verdadera, el hombre se aleja de la fenomenología para el desarrollo de este mar de la imaginación idealista que empezó a volver.

Hay bien o mal, el hombre extendió su manera de soñar y de perseguir un ideal que se atribuyó a una verdad absoluta, a menudo imposible de alcanzar. A la vista de esta falta de conexión entre el hombre y la vida elemental, Nietzsche se acercó y le preguntó al hombre, acerca de qué era la verdad. Y de nuevo el hombre puede volver a tener una reunión casual con su inconsciente elemental.

¿Cómo elegir el Mandala que nos represente?

El Mandala es una manifestación espontánea, sin embargo, y teniendo en cuenta el significado de todos los elementos, podemos apuntar a lo que anhelamos en la elección de un Mandala.

Hay dos formas básicas para elegir un Mandala:

1 – Seleccionar el que atrae más y luego traducirlo al saber que estamos molestos o al saber que necesita ser arreglado. El Mandala ayudará a conseguir el equilibrio.

2 – Sabiendo de antemano lo que queremos corregir, debemos escoger un Mandala para ayudarnos en el processo.

Tipos de Mandalas

Hay numerosas interpretaciones del significado de los colores, pero cuando se trata de Mandalas hay algunos principios convergentes:

Mandala de Amor: presenta colores rosas, rojos y blancos. El lugar preferencial puede ser frente a la habitación, o en un lugar donde el sol esté en su esplendor en torno a las 16. Otra buena opción es por encima de la cabeza de la cama.

Mandala de prosperidad: presenta colores rojo, oro, naranja, azul real ( opulencia de colores). El lugar preferencial es en el comedor, o en lugar donde el sol aparezca a las 9: 30h de la mañana.

Mandala de la Salud: representa la Armonía, con colores Verde y motivos florales. Debe estar en forma de oración. Reanudar el deseo y la repetición es una ayuda a la meditación. De acuerdo con algunas interpretaciones, poner un mantra en la parte posterior acentuará esta acción.

Entonces, simplemente dibujar es una señal de paz y tranquilidad. A partir de este momento todo lo que ponga dentro del límite del círculo debe estar relacionado con el centro y en última instancia debe servir para desviar la mirada de la misma.

Existen varios tipos de ejercicios y oportunidades para utilizar el Mandala como herramienta de descubrimiento automático. Una de las técnicas más sencillas, es la de la coloración. Cuando queremos tomar un momento de introspección y meditación, este es un gran ejercicio. Creo que este ejercicio es especialmente útil para las personas que no creen saber dibujar, o que piensan que no tienen un “talento artístico”, aunque hay que dejar claro que no se requieren habilidades especiales para crear mandalas, sobre todo cuando estamos a favor de consejos.

Elija uno que a usted atraiga, pero no trate de “racionalizar” el proceso también. Siga su intuición. También necesitará una caja de lápices de colores con muchos, muchos colores. Cuantos más, mejor. Elija una hora del día cuando se pueda estar solo y cómodo. Se puede poner una canción, si lo desea, pero nada que atraiga demasiado su atención. La idea es crear un ambiente acogedor para el alma.

De esta forma los invitamos a animarse a experimentar en el arte de los mandalas, de modo tal de sacar provecho de todos sus beneficios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.