Cuál es la relación entre los ziggurats y los mandalas?

Los ziggurats se construyeron de acuerdo con los planes basados ​​en los números y proporciones obtenidos de un estudio cuidadoso de la luna, las estrellas y los planetas. Cada uno consistía en una pirámide cuadrada y truncada, que ascendía por una cantidad predeterminada de pasos. La parte superior del ziggurat se consideraba más sagrada.

A menudo se plantaba allí un árbol sagrado, y servía como plataforma para las observaciones astronómicas. Subiendo a la cima del ziggurat se movió uno al centro del recinto sagrado. Como espacio sagrado, este punto también simboliza el Centro, la fuente primordial de toda la creación. El ziggurat funcionaba como un modelo del cosmos, y la historia de la creación estaba codificada en su estructura.

La tradición del ziggurat continúa en lugares sagrados del este, como Borobudur en Java, Indonesia y Sanchi en India. Sanchi es venerado como el sitio de la iluminación del Buda. La estructura consiste en una cúpula masiva de cincuenta pies de altura en la que reside una reliquia sagrada del Buda. La cúpula está rodeada por una pasarela. Fuera de la pasarela cuatro paredes forman un cuadrado que se ingresa a través de puertas de piedra elaboradamente talladas.

El santuario budista en Sanchi es el escenario de movimientos circulares ritualizados también. Los peregrinos entran al santuario por la puerta este, montan la pasarela y vuelven a circunvalar el santuario en el sentido de las agujas del reloj. A medida que el devoto ingresa a la puerta y se acerca a la reliquia, se ve atrapado en un poderoso estado psicológico (Craven, n.d.). Estar en presencia de una reliquia del Buda se cree que tiene efectos benéficos. La peregrinación circular alrededor de la estupa sirve para aumentar la intensidad de la experiencia. Este sitio ha sido el foco de continuas devociones durante más de dos mil años.

Si nos imaginamos a nosotros mismos sobre el santuario de Sanchi que lo observa, sus tres dimensiones parecerían reducirse a un diseño plano de dos dimensiones. Entonces encontraríamos una gran semejanza entre los patrones de Sanchi y los de los intrincados mandalas del Tíbet. Los mandalas tibetanos incorporan las formas del círculo y el cuadrado junto con una serie de otras figuras, símbolos y motivos. Se puede discernir en las plazas la estructura básica de una fortaleza amurallada con cuatro puertas. El símbolo de una deidad se coloca en el círculo central. Podemos ver cómo el mandala tibetano reitera el patrón de Sanchi con su cúpula circular y su recinto de paredes cuadradas.

Hay otra similitud. Los devotos también rodean los mandalas. No lo hacen con los pies, sino con los ojos. Trazan el diseño del mandala de acuerdo con los procedimientos habituales. Cada puerta está custodiada por una deidad feroz que representa un aspecto de uno mismo que debe confrontarse antes de acercarse al centro: apego, avaricia, miedo. El mandala sirve como un mapa de la realidad interna que guía y apoya el desarrollo psicológico de aquellos que desean avanzar en la conciencia espiritual.

El mandala como una ayuda visual para alcanzar estados mentales deseables también es conocido en Europa. Hay ejemplos maravillosos en las catedrales góticas, en los rosetones que invitan a la vista y deslumbran al espectador con una sensación de armonía, asombro y exaltación. Las iglesias europeas medievales a menudo incorporan un laberinto circular diseñado en baldosas de piso cerca de la entrada. Este mandala es una representación de la peregrinación a la Ciudad Santa de Jerusalén. Los peregrinos rezan mientras se ponen de rodillas desde fuera del laberinto, avanzando lentamente hacia el centro y la Nueva Jerusalén. Se cree que la realización de este viaje simbólico ayuda al devoto cristiano a acercarse a la mítica Jerusalén, que es una metáfora de la unión con Dios.

El deseo de compartir sus experiencias, enseñar y guiar a otros a las mismas realizaciones, inspiró a Hildegard de Bingen para compartir sus visiones de mandalas. Una monja cristiana que vivía en Alemania durante el siglo XI, Hildegard buscó comunicar una comprensión de Dios que ella recibió. Hildegard describió una de sus visiones de Dios como:

“Un trono real con un círculo alrededor del cual estaba sentada una cierta persona viviente llena de luz de maravillosa gloria …. Y de esta persona tan llena de luz que estaba sentada en el trono se extendía un gran círculo de color dorado como del sol naciente. Pude ver que no tenía fin “. (Citado en Fox, 1985: 40)

En otra visión, ella reportó haber visto una rueda centrada como un útero en el cofre de una figura imponente. Ella escribe: “Así como la rueda encierra dentro de sí lo que yace escondido dentro de ella, así también la Santa Deidad encerra todo dentro de sí sin limitación, y excede todo” (Citado en Fox, 1985: 40).

¿En qué consisten las experiencias místicas de Hildegard?

Las experiencias místicas de Hildegard la obligaron a comenzar el trabajo creativo en la escritura y la predicación. Compartir sus visiones de mandala fue sanar. Parece que esta actividad fue para ella una celebración de lo que había visto, una manera de proporcionar un contenedor para las experiencias numinosas, y un intento de llevar información a otros de una forma que pudieran entender y encontrar útil. La creación de mandalas fue curativa para Hildegard. Ella comenzó su trabajo cargada de enfermedades. Cuando ella expresó su creatividad, sus síntomas desaparecieron.

Otro místico europeo, Jakob Boehme, creó mandalas que simbolizan la cosmología cristiana. Él imaginó dos grandes realidades de espíritu y materia (naturaleza) girando juntas como ruedas dentro del círculo más grande de la Deidad. El escribio:

“La rueda de la naturaleza se vuelve sobre sí misma desde afuera; porque Dios habita dentro de sí mismo y tiene tal figura, no porque pueda ser pintada, siendo solo una semejanza natural, lo mismo que cuando Dios se pinta a sí mismo en la figura de este mundo; porque Dios está en todas partes, y así habita en sí mismo. Marcos: la rueda exterior es el zodíaco con las estrellas, y después vienen los siete planetas “(citado en Jung, 1974: 239).

Boehme haría de su visión cósmica un mandala de meditación. Él escribe que “podríamos hacer un buen dibujo de él en un gran círculo para la meditación de aquellos con menos comprensión” (citado en Jung, 1974: 239).

Boehme estaba muy preocupado por los opuestos. Sus ideas fueron influenciadas por las tradiciones de la alquimia que prescriben la separación de la materia base en elementos opuestos antes del refinamiento y la destilación en una sustancia valiosa. Su trabajo fue controvertido porque sugirió que todas las cosas consisten en un aspecto oscuro y ligero, incluso Dios. Sus mandalas parecen estar divididos en dos partes subsumidas por la mayor integridad del círculo. Podemos ver en su trabajo una dependencia de la forma del círculo para contener y organizar elementos dispares en un todo armonioso. Esto refleja su visión mística de que todas las cosas están contenidas en la realidad más amplia de Dios.

Diseño de Giordano Bruno

Giordano Bruno, un italiano que vivió durante el Renacimiento, creó una serie de mandalas que él creía que producirían cambios positivos en las personas que los usaban. Sus diseños representan formas perfectas que se supone existen en un plano ideal. Él alentó el uso de sus mandalas en ejercicios de visualización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.