Mandalas creativos con animales

Hacer mandalas, venerar mandalas, adorarlos, pintarlos, divertirse con ellos. Todo eso confluye en este arte hermoso: religiosidad, entretenimiento, concentración, paz y amor. El hombre es un ser que vive presionado, lleno de responsabilidades y coyunturas acuciantes; por lo tanto, necesita válvulas de escape ¿Dónde encontrarlas? ¿Hay remansos existenciales? Claro que sí, y uno de ellos es realizar estas obras que sirven como centros energéticos, medios de relajamiento y cuestiones atinentes. Sin embargo, en esta ocasión vamos a darle una vuelta de rosca a todo: te presentaremos mandalas creativos de animales. Descubrirás que hay variedades y significados muy preciosos, interesantes ¡No te pierdas la nota!

Los mandalas son esa clase de arte tan ligado con la religiosidad que se confunden. Sus orígenes son hindúes y literalmente su denominación, en sánscrito, quiere decir rueda o círculo. Se utilizan como centros de meditación, de transformación de uno mismo y los alrededores. Uno fluye en su construcción, que simbolizan una especie de conexión entre el individuo y el universo. Son caminos, meandros, que por lo general refieren a la vida misma.

Vivimos en un mundo problemático, en vorágines que a veces poco y nada tienen que ver con lo esencial, en materia que aborrece de lo espiritual y yerbas similares. Es bueno, entonces, toparse con tareas que nos ayuden, que colaboren en nuestro bienestar por más que no se crea en tópicos del alma. El objetivo de la vida es la felicidad y los mandalas coadyuvan en ello absolutamente.

Hacer una espiral no es lo mismo que un círculo, una línea vertical, por ejemplo, divide lo sagrado de lo profano, una horizontal el arriba del abajo, el corazón es la unión y el amor, la estrella representa la libertad. Así podríamos seguir con esa retahíla de simbolismos. Sin embargo, como anunciamos en la introducción, aquí te queremos presentar una clase distinta, bella y entretenida de hacer mandalas: que tengan formas de animales. Unos buenos ejemplos para que te animes, además de consejos. Manos a la obra, entonces.

Mandalas creativos con animales

Dijimos en otros posteos que los primeros trazos de los mandalas son importantes. Hay que dejar que fluya el diseño, aunque con cierto método, porque no podemos decir que esta manera de dibujar sea absolutamente libre. De hecho, los mandalas conllevan cierta pericia, ensayo y error; pero siempre mucho placer.

¿Y cómo le damos la forma al animal? Lo que conviene siempre, porque es lo más sencillo, es que la silueta de aquel esté hecha, porque a partir de ahí diseñaremos. Es más: una vez hecho el continente, seguimos con el contenido, que es lo mandálico propiamente dicho. Añadiremos pétalos, círculos, corazones, líneas, estrellas, espirales, triángulos, círculos, mariposas y mucho más, completando el diseño. Los siguientes ejemplos son ilustrativos al respecto.

Como se ve, algunos utilizan toda la superficie del animal para realizar distintas formas y trabajos; en otros casos se deja libre sitios que juegan y quedan muy bellos como contrastes. Los siguientes son todos en blanco y negro, así que sacarás dos presentes de este posteo: aprenderás a hacer estos dibujos con formas de animales y encima tendrás la suerte de colorearlos como te apetezca.

Hay que recordar que los animales están compuestos por mandalas, por lo tanto, solo se modifica la forma ¿Pero no es una contradicción esto? ¿No es que esta clase de producción debe ser circular como indica su nombre? Naturalmente que sí; lo que pasa es que semejantes productos no son genuinos en sentido estricto. Un mandala es geométrico, circular, porque ejemplifica la relación entre el centro de la persona y lo exterior, son caminos, peripecias, vicisitudes.

Pero hay que añadir otra cuestión importante más: los mandalas de animales tienen significaciones en sí mismos, más allá de lo que lo componen. Se dice que estos significan o representan impulsos, instintos, pulsiones hasta en el sentido analítico y muchas más cuestiones. Un animal domado, uno salvaje, la lucha entre distintas clases, entre otras cuestiones. Supongamos que tenemos un delfín (que hay en el posteo), cualquiera que sea acuático quiere decir lo primordial, lo originario, incluso las fuerzas de la resurrección. Si hay filósofos que colocaron a este elemento como la sustancia originaria, como aquello que lo compone todo y lo que existe más allá de cualquier modificación incidental o accidental, no estaríamos tan lejos. Es más: todo lo referido al agua, a las profundidades, habla del inconsciente, de lo que se oculta bajo la superficie, que sería la vida consciente.

 

Todos los mamíferos tienen sangre caliente, por eso van a estar asociados al fuego, lo candente. Los caballos son sabiduría pura, aunque uno negro puede ser mal presagio; los consejos, por otro lado, significan fertilidad. Muchas civilizaciones ante grandes sequías sacrificaban a estos animales para pedir por un período de lluvias. Hay culturas que entendían que ciertas criaturas tenían poderes especiales, a tal punto, en el totemismo, que se pensaba que algunas eran las fundadoras de las tribus o clanes.

Con esto queremos decir que el animal que escojas tiene un significado atrás que lo soporta, más allá de los caminos y figuras que introduzcas en su interior. Si no te sale la forma de ningún animal, puedes probar con contornos ya hechos y llenarnos de formas mandálicas. Asimismo, si tampoco te animas a esto, tienes la posibilidad de simplemente colorear, entrando en conocimiento de las maneras, líneas, representaciones y todo lo que sea. Ya sabemos que el maestro se hace con la práctica, así que con esfuerzo sí te conviertes en un verdadero artista.

Las aves son el aire, la libertad, lo que se desencadena. Es que al ser humano siempre lo inquietó lo que no podía ser, lo que estaba vedado terminantemente para él ¿A dónde llegarán esas palomillas que gregariamente se dirigen al sur? ¿Qué sitios que no han visto el rostro o han sido tocado por mano humana serán sus huéspedes? Había una secreta envidia en todo ello, incluso hoy por más que surquemos las alturas con ayuda de la inefable y perspicaz tecnología. El águila es libertad majestuosa, a tal punto que Zéus, rey de Dioses, se transfiguró en ella. Es poder, inteligencia, capacidad de abarcar todo. Y no está mal la lectura: la mirada del númen es la que se eleva y vislumbra lo absoluto. El cisne, por su parte, es sagrado, de una naturaleza bipolar debido a que está asociado con sol y luna. El halcón es alma, transfiguración; la paloma trascendencia y no es casualidad que el Espíritu Santo, en su hipóstasis, esté graficado de esa manera.

Estos significados te dan un sustento a lo que creas. Porque si bien los mandalas, sobre todo en occidente, se han vuelto medios de diversión, relajamiento, una manera de soslayar entuerto, no oblitera que no se pierde ni un ápice de la espiritualidad que propugnan, la meditación que avalan. Es bueno saber el por qué de seleccionar tal animal y convertirlo en un perfecto mandala.

Los insectos siempre han sido tenidos como animales poco majestuosos. A la mayoría de las personas no le agradan, se los ve endebles, sucios, ínfimos, rastreros y cuestiones similares. Pero no es así, por lo menos en la simbología mandálica: por ejemplo, una abeja significa la industriosidad, lo social, teniendo en cuenta el gregarismo insoslayable que exhiben esta clase de criaturas. También dan cuenta de la riqueza, la realeza, incluso la elocuencia si nuestro modelo es la reina. Muchos masones han utilizado a este animal justamente por sentirse reyes en una sociedad de gente serializada, distintos ante los iguales, mejores, vanguardia de la civilización, propugnadores del orden o del cambio. La araña, por su parte, es creación, sobre todo si divisamos su capacidad de formar estructuras con su tela. Es más: en cierto naturalismo es el arquitecto por antonomasia. Asimismo, se le asocia la agresión ante otros animales e incluso frente al macho, haciendo una extensión mitológica de la idea de la viuda negra.

Si bien no pusimos ejemplos de insectos aquí, podrás hallar muchos en cualquier página de internet. Uno sencillo de encontrar son las mariposas, que no solo dan cuenta de la libertad por su vuelo, sino la transformación, las flamantes etapas de la vida, el cambio, el volver a nacer y cuestiones atinentes. Incluso, cuando vemos mariposas en el interior de los mandalas las mismas refieren a rupturas abruptas, a tal punto que representan la muerte.

Seguimos con los reptiles, porque tenemos una imagen de ellos justo arriba. El reptil es tierra, pero no todos los tipos poseen idénticos significados. Por ejemplo, la serpiente es absolutamente negativo ¿Qué culpa tiene el animal de la inventiva humana? Ninguno, pero sabemos que desde que tentó a Eva y Adán son símbolos de traición, deslealtad, dobleces, ser taimado o astucia, pero en un sentido malo. En el Génesis por ella se come la manzana de la ciencia del bien y del mal; se rompe el vínculo con Dios, comienzan los sufrimientos y todos hasta Jesucristo poseíamos la mácula de ese pecado primordial.

Pero no todos corren con mala suerte; hay mitologías que apoyan por ejemplo a la rana, que es un anfibio, aunque tiene componentes de tierra como los reptiles y de agua (acá no se crea de la nada; siempre hay ligazones con lo empírico). Ella es majestuosa, venerada, significando protección, fertilidad, incluso resurrección. Así que bien puedes escoger a esta curiosa criatura para tus denuedos artísticos.

Te podemos anunciar, además, que puedes añadir animales mitológicos, con significados muy particulares y que pueden quedar hermosos en forma de mandalas. Un centauro es mitad hombre y mitad caballo, lo que quiere decir que hay una animalidad que el hombre nunca podrá mitigar (¿y también una humanidad que no se puede borrar del animal?). Los dragones como han sido ligados a las serpientes tiene poderío, pero también astucia, mendacidad y maldad. Cerbero, el perro de tres cabezas que cuidaba las puertas del Hades. Bueno: los perros, aunque no se crea, significan la muerte o los recuerdos, muertos, que nos dañan. Sin embargo, son la lealtad por otra parte.

Recuerda que no debes ser un enorme artista y mucho menos hacerte acreedor de la idea de que si no sale perfecto no sirve. La práctica hace al maestro, pero es indispensable tiempo y labor. Los mandalas tienen como objetivo primordial que descanses, que te olvides de los problemas, que dispongas tu energía en algo productivo no para la sociedad, sino para ti mismo. Aquí te dejamos una enorme cantidad de opciones para que imites formas, te animes a realizar esos primeros trazos y pases un buen momento. Una vez con el producto incluso puedes crear un bonito cuadro. Es normal que en el budismo o el hinduismo que los mandalas se cuelguen porque no solo ayudan a transformarte a ti, sino tu entorno inmediato.

Más allá de todo, esperamos que la nota haya sido de tu agrado, querido lector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.